de Memorias i memòria-3

espiral llibres 2014 memoria

UNA TARDE EN PERLORA

Vive tu memoria y asómbrate.

Jack Kerouac

En los últimos tres años no hemos podido compartir más de una tarde. Ella en el embarcadero del Mekong, en un callejón, yo en mi paseo de los Tristes, en el sur en el centro en el este, en el norte. Entramos en una infancia que no hemos compartido, con su diferencia en el tiempo, en el espacio. Pero aun así vivimos juntos una regresión. Una regresión en amarillo y verde.
Y sentimos que un lugar destinado para las vacaciones de trabajadores con pocos recursos tiene algo de mágico a pesar del estilo americano años cincuenta predominando sobre los hórreos.
Nos sentamos en el bar que está por encima de la playa en una especie de acantilado domesticado. Me enseña un libro de George Orwell en Catalonia durante la Guerra Civil. Es un regalo de su último amante, irlandés, que ha dejado en el sudeste asiático. Sí, los irlandeses beben tanto como creemos. Tienen un romanticismo especial. Otros, un catolicismo especial. Otros como Orwell, unas ideas especiales.
El sonido del mar nos lleva esquivando palabras, evitando juicios, sentencias. Hay espacios y momentos que dibujan una sincera distancia. En la que el amor se hace frío para algunos aunque sincero y respetuoso para otros.
Sorprendentemente el sol del Norte se hace presente en nuestros cuerpos. Dejamos las botellas de cervezas vacías y bajamos a la arena. Desvestidos. A pesar del frío del Cantábrico que te hace creer que romperá tus huesos nos atrevemos a bañarnos en él. Porque atreverse es una cuestión. Y al rato, la única opción.

Manuel Onetti

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s