Ana del Río

1º part

Espiral_presentacio2018_internet41

 

LA Espiral, tal como su nombre indica, crece, da vuetas, parece que pasa por los mimoS lugares, Pero no, crece a partir de lugares ligeramente despalazados.

Hoy tengo el placer de incluir en el blog de la espiral un frgmentO del texto que Ana del Río publicó en “Deu que són onze” para la edición de 2018 de la espiral.

HASTA QUE LA PLAYA DIJO BASTA

…Entonces lo supe, la playa se estaba presentado, encantada de conocerte, Candela. Un viento cálido sopló en mi cara y saludé a las olas, contenta, porque sabían mi nombre.

Cuando volví a casa, mamá hablaba con una mujer en la puerta, pasé corriendo por su lado y entré. Al lado de la mesa, en el suelo, había un colchón que antes no estaba. Cuando mamá volvió se sentó a mi lado en el colchón. Es extraño, me había dicho, nadie sabe quién lo ha dejado aquí, pensé que sería esa señora porque hemos hablado antes, pero dice que ella no ha tenido nada que ver. La playa está contenta de que estemos aquí mamá, ha sido ella. Mamá empezó a reírse y a hacerme cosquillas, después hicimos la cama y me dormí mirando como removía algo en una olla mientras esperaba a que volvieran papá y el tío.

Han pasado 50 años de aquel primer día en el Somorrostro, levanto la vista del teclado y veo en la estantería la botella de gaseosa con arena de la playa del Bogatell. Hacía años que no pasaba, pero desde que empecé a escribir sobre mi infancia en Barcelona, la arena se ilumina y se apaga como en un latido. ¡Pasaron tantas cosas! Fernando me regaló la botella el mismo día que dejamos el Somorrostro para viajar a Alemania.

El día que conocí a Fernando era sábado, mamá y el tío estaban pintando nuestras cuatro paredes nuevas mientras papá intentaba construir una ducha como la del tío. Ese día ninguno de los tres iba a la fábrica y se empleaban a fondo para arreglar la casa durante el fin de semana. No estorbes, me decía el tío con paciencia, ves a jugar con el niño ese de la cometa, se llama Fernando, le dices que vas de parte del Luis y ya verás cómo te deja jugar con ella.

Yo nunca había visto una cometa.

2ª part

33901979_969592933208976_9208596086636150784_n

L’Ana del Río es va presentar al concurs de relat curt del Centre Cívic Tomasa Cuevas amb un dels seus contes, Vías Verdes, que resultà guanyador del primer premi, El segón fóu per l’ Angelina Cabré y recollí el guardó Guifré Miquel, en el su nom. El divendres 25 de maig fou el lliurament de premis. Es varen presentar 54 obres.

Estem molt contentes i felices que l’Ana hagi rebut el premi perque saben de l’amor i la voluntat que posa en el seus treballs.

Moltes felicitats Ana, i a por más, ja saps… ❤

L’Espiral ❤

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s