Librerías

Acabo de leer Librerías, de Jorge Carrión, publicado por Anagrama.

librerias-finalista-premio-anagrama-de-ensayo-9788433963550

Esta entrada es una simple recomendación. Porque me ha gustado claro, pero sobre todo porque es uno de esos libros que abren muchas puertas y dejan irritada (para bien) la curiosidad y la imaginación. Se trata de un ensayo muy ágil, que en ocasiones se deja ir y roza la literatura de viajes. Un recorrido por la historia y la evolución de estos espacios particulares e imprescindibles. Todas las librerías del mundo son la misma librería que nace y muere, que siembra y que espera para volver a nacer y despertarnos la conciencia y el hambre de ser mejores.

No quiero analizar en profundidad el libro pero sí que penséis en vuestras librerías favoritas, en lo a gusto que estáis o estuvisteis en ellas. En todo lo que os ha aportado. Pensad en vuestro librero, en sus recomendaciones y en lo contento que uno está cuando se va a casa con un tesoro bajo el brazo o en en la bolsa. Reflexionad en como la librería muere y vuelve a nacer, como cambia de calle y de nombre, como siempre está presente pero discretamente. Pensad en qué sería el mundo sin ellas.

También, como miembro de esta Espiral, aprovecho esta entrada para dar las gracias a las librerías que ya nos acogen y a las que vendrán. Porque si ya es especial encontrar el libro perfecto para el momento adecuado entre los anaqueles, imaginad la sensación que provoca ver nuestros libros bien dispuestos e incitando a los lectores para que los abran.

Gracias a Llibreria Les Hores, a La Puerta Estrecha, a Birlibirloque y a Un Gato en Bicicleta.

Estas son las nuestras, ahora queremos que nos habléis de las vuestras…

 

2 comentarios en “Librerías

  1. Se ve que te ha motivado el tema… me alegro.

    Y es que las librerías son para los que gustamos de los libros imprescindibles, qué perogrullada no… pues no creo que tanto. Porque la librería, como tu das a entender, es más que el lugar donde nos esperan los libros.

    Yo tengo una que te vas a reír y es que parece que no pero todo empezó en los padres, en sus aciertos y sus errores, en sus presencias o ausencias. Y es que cuando íbamos a cualquier centro comercial, hay que recordar que cuando yo era un crío se iba a los pocos hipermercados a pasar el día ya a hacer la compra del mes, yo me aburría soberanamente y ya si era sábado y el lugar estaba repleto directamente me agobiaba mucho (aun me pasa,no tolero bien las aglomeraciones) y…cuál era el lugar más tranquilo de esos demenciales espacios comerciales? Pues la sección de librería claro, así que allí me iba a esperar a que vinieran a buscarme, los libros me comprendían y me escuchaban, las personas menos la verdad…

    Y después he tenido muchas, la más presente quizás, Reguera, en Sevilla y ahora Birlibirloque con super Almo la librera.

    En fin, las librerías…

  2. Librerías: en esta vida he tenido dos o tres vicios aparte del de fumar… ese anda bastante controlado (un paquete a la semana); cocinar, no dejaré de gozar de la preparación de manjares para obsequiar a amigas y amigos y a toda esa falmilia escogida y evidentemente a mí misma, algún otro que lo dejaremos para otra ocasión y el más persistente, constante, caro o barato, depende del día y lugar, de todos ellos… Los LIBROS. De todas clases, viejos o nuevos, usados o enteros, y su librera o su librero particular.
    Porque aquí hAy que hablar de librerías, y así la primera, la mujer del kiosko que intentó rescatarme de Corín Tellado a los 12 años y me desveló a Enid Blyton… después por mi cuenta me enamoré de Guillermo el terrible y fue uno de los grandes regalos de mi infancia… Era una librera camuflada en quiosquera, eran otros años más grises…
    Descubrí otros libros, mangué unos cuantos, que aun conservo, pero nunca en librerías pequeñas, antes de inventarse esa cosas que chillan si lo sacas a escondidas,
    Mucho más tarde, ya en Madrid, se cruzó para siempre en mi camino la Librería Mujeres, hace más de 30 años, casi 40. Sigue siendo mi librería madre, ahí descubrí que las mujeres escribían de todo, que podía ya saltarme la obra completa de Agatha Cristie y culebrones varios. Ahí aprendí a organizar, de motu propio, mi librería en dos bloques, hombres escritores y mujeres escritoras. (otro día les cuento la estadística) . Ahí conocí, encontré las palabras que andaba buscando sin saber que existían. Libros de mujeres, para mujeres, por las mujeres, para las niñas, libros feministas… sigue siendo mi Librería madre. para siempre, a pesar de todo.
    Mucho después, ya en Barcelona, aparecieron la Documenta y la Taifa, dos hermosos proyectos, diferentes de concepción, maravillosos.
    Mi última librería es la LLibreria Le Hores, en Sant Boi, que además de escaparse del concepto librería exclusiva de novedades i bestsellers, puesdes acceder a cualquier joya de la literatura, puedes encontrar lo que no encuentras en esos proyectos generalistas, puedes ir a preguntar, a charlar sobre libros, a que te recomienden o te seduzcan.

    Y así es la cosa, librerías siempre. Y no quiero olvidar las de paso ni mi apuesta habitual: mira bien que encontrarás algo para ti. Si, siempre hay esperando para mí en una librería.

    Seguimos contando? 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s