Un poema de Joan Margarit

 

Dona de primavera

Darrere les paraules només et tinc a tu.
Trist el qui mai no ha perdut
per amor una casa.
Trist el qui mor envoltat de respecte i prestigi.
Jo em crec el que passa en la nit
estrellada d’un vers.

 

Mujer de primavera

Detrás de las palabras sólo te tengo a ti.
Triste quien no ha perdido
por amor una casa.
Triste el que muere
con un aura de respeto y prestigio.
Me importa lo que sucede en la noche
estrellada de un verso.

Buscaba un poema i n’he trobat un altre, me ha recordado de algún modo El arte de perder, Catherine Bishop.

 

Me gusta que traduzca él mismo sus poemas, ¿se mantendrá entonces esa definición de Traduttore, traditore?
“Traduttore, traditore”, dice un proverbio italiano, que literalmente significa “Traductor, traidor”, aunque si se pregunta a un italiano, más bien se debería interpretar la frase como que la traducción traiciona o puede ser traicionera.
He aquí uno de los grandes enemigos de los traductores literarios: la literalidad.
Si bien un buen traductor debe ceñirse lo máximo posible al texto original, la solución no se encuentra en traducir palabra por palabra, sino que éste debe ser capaz de transmitir la esencia de la obra, la intención del autor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s